Sesión 5: ¿Cuánto vale tu tiempo?

“Entonces aparecerá ante ti la segunda puerta: La Puerta del Espejo Mágico. Cuando se está ante él, se ve uno a sí mismo… pero no como en un espejo corriente, desde luego. No se ve el exterior, sino el verdadero interior de uno, tal como en realidad es. Quien quiera atravesarlo tiene que penetrar en sí mismo.” – La historia interminable, Michael Ende.

 

El valor de tu tiempo es una forma muy práctica de ver la realidad del tiempo que dedicas a generar ingresos. Si tu hora vale mucho, necesitarás menos horas para lograr tus objetivos o podrás apuntar a metas más altas. Además al no saber la fecha en que vas a morir, asegurar tus metas en el menor tiempo posible es una mejor apuesta a esperar a que las condiciones sean adecuadas.

 

Cada hora que dedicas al negocio no vale lo mismo. No le pagarás a un consultor externo o a un gerente lo mismo que a un auxiliar administrativo. De la misma forma una hora dedicada a construir un sistema de atención a clientes no tendrá el mismo valor que dedicársela a atender a un cliente.

 

Probablemente en valor en tiempo presente sea muy evidente que atender a ese cliente te traerá dinero rápido, pero no dedicarle tiempo a la construcción hará que la única persona de la empresa capaz de atenderla siempre seas tu. De esa forma estarás atado a ese negocio y no podrás salirte de la operación y replicarlo y por lo tanto nunca podrás disfrutar el tiempo con tu familia, viajar, cumplir tus otras metas.

 

Ahora bien… ¿Cuánto vale tu hora?

 

Primero hay que contestar un par de preguntas…

¿Cuántas horas trabajas?
¿Cuánto ganas?
¿En cuantos puestos de tu organigrama estás metido?
¿Cuánto le pagarías a una persona que tuviera esos puestos?

 

Haz el ejercicio y mándamelo… tal vez no sea tan complicado duplicar o triplicar ese valor…